apicultor ruben nanin

Proceso de producción

• Es importante destacar que todos los trabajos en los colmenares, se realizan respetando en todo momento la biología de la abeja, así como del medio ambiente lo que garantiza la mejor calidad de nuestro producto.
• Durante el otoño y el invierno, nuestras colmenas disminuyen su actividad, alimentándose de la miel, polen y reservas almacenadas durante la primavera y verano.
• Por el mes de febrero, comienzan las primeras revisiones comprobando el estado sanitario y alimento de la colonia. Si fuera necesario, actuaríamos según las necesidades. Cada colmena es tratada individualmente.
• Entre los meses de marzo y abril, dependiendo del clima y la temperatura, es el momento de la reproducción de las colmenas. Asimismo, preparamos los apiarios para aprovechar las sucesivas floraciones, momento en el que las abejas comienzan a producir.
• Los meses de mayo y junio son los más productivos, en los cuáles la colmena alcanza su mayor población, entorno a las 80.000 abejas aproximadamente.
• Generalmente la extracción de la miel, la esmelga o castrar la colmena, se realiza en el mes de agosto, cuando cada panal está operculado o sellado por cera; en este momento cada celda contiene un máximo de 18% de humedad.
• En septiembre, realizamos el tratamiento obligatorio contra el ácaro varroa y continuamos con nuestra lucha por el factor velutina que se mantiene hasta diciembre, cuando el frío finaliza por cerrar su ciclo biológico.

Extracción de la miel

• Sabemos que la miel está en su momento óptimo de recolección cuando observamos que las celdas de cada cuadro están operculadas o selladas por una fina capa de cera.
• Cada celda tendrá como máximo un 18% de humedad.
• Por proceso de centrifugado en frío, para no alterar las propiedades y una vez desoperculado cada cuadro, la miel se va filtrando y peneirando varias veces hasta almacenarlo en los maduradores de miel.
• En ese momento y por decantación para que cualquier impureza pueda ser retirada, permanece un mínimo de 21 días para la homogeneización de las diferentes mieles de primavera y verano.
• Finalizado este proceso, procedemos a su envasado en los diferentes formatos para su comercialización.
• Por último, solo queda etiquetar cada envase y listo para a su venta.
• Todos estos procesos se realizan en las máximas condiciones de higiene y seguridad.